15 tips para reducir tus desperdicios

Por: Gracia García

Creo que todos estamos conscientes, porque nos lo han enseñado o nos hemos dado cuenta -como es inevitable- que existe el cambio climático, y que estamos en una carrera contra el tiempo para salvar al medio ambiente, sin embargo, muchas veces nos sentimos impotentes ante esto, porque pensamos que hacer cambios para vivir más ecológicamente requieren mucho tiempo o mucho dinero pero déjame decirte que eso no es cierto, existen muchas maneras muy simples y que no requieren nada de tiempo de arreglar esto, a continuación enlisto 15 formas de reducir tus desperdicios:

1.- Rechaza los popotes

Se estima que cada uno de nosotros utiliza unos 38,000 popotes al año, cada uno de éstos tarda alrededor de 20 años en desintegrarse y perjudican terriblemente la vida marina. Antes de que te pregunten si lo quieres o no, avísale al mesero que tu bebida sin popote.

2.- Utiliza tus propias bolsas reusables cuando vayas al supermercado

Seguramente no necesitas 10 bolsas semanales en tu casa de cada vez que vas al supermercado, y seguramente no las logras reutilizar en su totalidad, a lo mejor terminan llegando a la basura y contaminando el medio ambiente, es mucho más fácil llevar tus propias bolsas de tela reutilizables y deshacerte del estorbo de las bolsas, si temes olvidarlas y tiene coche, te recomiendo mantenerlas ahí para que nunca se te olviden.

3.- Cierra la llave

Probablemente tu mamá ya te regaño por dejar la llave del lavabo mucho tiempo, y la verdad es que tiene razón, sólo esa llave gasta 3 galones de agua en un minuto, así que no te cuesta nada cerrarla mientras te lavas los dientes o te rasuras. Lo mismo aplica para la ducha, cierra la llave mientras te enjabonas o masajeas el cabello y ahorraras muchos galones de agua.

4.- Cambia tus focos y todos tus electrodomésticos por opciones ahorradoras de energía

Además de ayudar al medio ambiente ayudarás a tu economía, los focos tradicionales no sólo tienen un tiempo de vida más corto, sino que consumen mucha más corriente, así que procura que todos los focos de tu casa sean ahorradores y notarás la diferencia en tu recibo de luz. Lo mismo va con los electrodomésticos, no te estoy diciendo que botes los que ya tienes si están en buen estado, pero los aparatos viejos o en mal estado usualmente consumen más de lo debido, así que cuando su vida llegue a su fin, invierte en opciones más ecológicas, ah, y no botes los viejos a la basura, busca algún lugar donde los reciclen, incluso si es una chatarrería.

5.- Cambia los chicles por mentitas

Puede parecer un poco extremo, pero a pesar de todos los beneficios anti-estrés que tienen los chicles, botar uno a la basura equivale a botar plástico, así que, si tienes ansiedad, cómprate unas mentitas, tus dientes y el planeta te lo agradecerán.

6.- Prefiere lo local

Consumir local significa que los productos están más frescos, no se gastó tanta gasolina para llegar al punto de venta, y más importante estás ayudando a las personas de tu comunidad, así que ir al mercado de tu ciudad o una verdulería independiente es un pequeño cambio que ayuda a muchos.

7.- Deja de comprar botellas plásticas y consíguete un termo

Por más que últimamente se jacten de hacer botellas más ecológicas y con menos plástico, sigue siendo plástico y nada va a vencer a un termo que puedes utilizar y lavar miles de veces, así que no te cuesta nada, comprar uno y llevarlo a tu escuela o trabajo para no gastar tantos vasos de papel.

8.- Revisa bien tus productos de belleza e higiene

Muchos de estos tienen microplásticos como el ftalato, polietileno o polipropileno que matan millones de peces al año. Son esas pequeñas bolitas que ves usualmente en la pasta de dientes, gel antibacterial y exfoliantes, así que la próxima vez, lee bien la etiqueta y evítalos.

9.- Dale chance a la copa menstrual

Al principio estaba un poco escéptica sobre ella, pues no sabía mucho sobre la higiene de la misma, pero cuando me informé me di cuenta que en la copa menstrual reside el futuro de las mujeres, te ahorras una cantidad exagerada de dinero al año, dejas de contaminar con tantas toallas sanitarios o tampones y lo mejor de todo, está comprobado que reducen los cólicos menstruales, súmate al cambio.

10.- Regala macetitas en lugar de ramos

¿Y si en lugar de regalar algo que ya pereció regalaras algo que vivirá por mucho tiempo? Qué mejor manera que regalando flores, en su macetita, para que esa persona te recuerde y la cuide, mejorarás la calidad del aire de su casa y salvaras muchas plantas de llegar al fin de su vida.

11.- Tuppers > Bolsas Ziploc

Sí, las bolsas Ziploc son reusables, pero por una cantidad limitada de veces, a diferencia de los tuppers, en los cuales casi siempre es hasta más fácil guardar las cosas y duran por muchos años, además, son mucho más prácticos para organizar tu refri.

12.- Regresa a los pañuelos y servilletas de tela

Tus abuelitos estaban en lo correcto cuando decían que un caballero tenía que usar siempre pañuelo, pero la verdad es que las mujeres también deberíamos usarlos, si tiene problemas de piel sebosa o sudas mucho, es preferible que cargues tu pañuelo a usar kleenex y gastar grandes cantidades de papel, lo mismo va con las servilletas. Te imaginas la cantidad de papel que nos ahorraríamos si no utilizáramos servilletas desechables y simplemente las laváramos constantemente.

13.- Pide tu facturación en línea y rechaza los recibos que no te sirvan

Si es posible, factura en línea y evita la impresión de tanto papel, y cuando se trate de compras menos importantes, solicita que no impriman la nota, pues el papel de estas tiene partículas de plástico lo que hace que estas inofensivas notitas se vuelvan un gran contaminante.

14.- Cuando pidas a domicilio, pide sin cubiertos desechables.

Es imposible evitar los envases plásticos al pedir a domicilio, pero si puede reducir su cantidad al pedir que no te lleven los cubiertos, no cuesta nada lavar un par de cubiertos y al igual que los popotes, este pequeño cambio reduce la huella de carbono que dejas en el planeta por mucho.

15.- No tires tus aparatos electrónicos a la basura

Seguramente en tu oficina o escuela exista algún deposito especial para baterías usadas, procura depositarlas siempre que puedas, y no has visto algo así en tu entorno, sugiérelo. Otra opción es juntarte con un grupo de amigos y juntar sus desechos electrónicos para hacer un solo viaje al centro de desecho de ellos.

Las 7R’s Sin Desperdicios

Todos tenemos grabado en la cabeza y en reproducción automática las 3 famosas R’s: Reducir, Reutilizar y reciclar. Pero creo que hoy en día se necesita mucho más que esto para mejorar nuestra calidad de vida y hacer algo bueno por el planeta.


Las clásicas: 

Reduce: Con esta palabra llega a mi mente la típica imagen de la fuga de agua y una persona lavándose los dientes con un vaso para no desperdiciarla, porque así me lo enseñaron a mi “gota a gota el agua se agota” y es verdad. Pero reducir es una palabra que abarca mucho más que el agua o ahorrar energía “apagando las luces y desconectando los aparatos electrónicos” así que te propongo verlo así:

REDUCIR = USAR SOLAMENTE LO NECESARIO

¿Cuánta agua necesitas para bañarte? ¿Es necesario utilizar la bañera o una ducha es suficiente para limpiar tu cuerpo? Reducir la cantidad de plásticos, químicos dañinos para el medio ambiente, la cantidad de carnes rojas y el uso del automóvil entran en esta categoría. Es una acción que disminuye la cantidad de desperdicios, es la primera y más importante. 

Reutiliza: Hablamos de reutilizar cuando le damos un segundo uso a algún objeto sin que haya una transformación física o química en el proceso, por ejemplo cuando escribes en la parte posterior de una hoja impresa o rellenas la botella de agua que compraste días antes. Estos detalles diarios hacen que en lugar de generar basura, aproveches todo lo que tines a tu alcance.  

Recicla: En este proceso ya interviene una transformación del elemento que quieras volver a usar, como cuando envuelves regalos con papel periódico o haces un embudo cortando una botella de plástico, sin embargo igual cuenta separar y limpiar la basura antes de tirarla, pues esto facilita la recolección y hace apto el material para ser reciclado. 


Las R’s Zero Waste:  

Bea Johnson, fundadora de este estilo de vida, agregó 2R’s a la lista, afirmando que son fundamentales para una vida más sustentable:

Rechaza: Esta R aplica principalmente a los desperdicios que generas en la calle, como cuando vas a un restaurante y te dan un popote o te ofrecen una bolsa de plástico que no necesitas. Pero igual aplica con folletos o artículos publicitarios como plumas o cosas que las empresas te pueden regalar y NO NECESITAS. Si rechazamos, las compañías dejarán de producirlos y encontrarán alternativas más sustentables. 

Rot/Composta: Para esta palabra no encontré una traducción al español que comience con la letra ‘R’, pero Bea Johnson se refiere a regresar a la tierra los productos orgánicos para convertirlos en abono y puedan ser útiles. El hacer composta en tu casa es una forma de asegurarte de que tus restos orgánicos si regresan a la tierra y no están contaminando basura inorgánica. Haz click aquí para ver la alternativa que mejor me ha funcionado. 


Las R’s Sin Desperdicios: 

Estas son otras acciones fáciles de hacer que ayudan a disminuir los desperdicios que hacemos en nuestro bello planeta:

Reparar: ¿Cuántas cosas tiramos a la basura porque “ya no sirven”? ¿Cuánta ropa y zapatos tienes acumulada en tu vestidor porque se rompió o dañó y ya no la quieres usar? La solución perfecta es repararla. Si tienes algo que puedes reparar tú mismo o contratar a alguien para hacerlo, no lo desheches! porque no solamente ayudas al planeta, sino que ahorras dinero. 

Regalar o Revender: Las cosas que tienes en casa sin usar también son un desperdicio! De vez en cuando haz una limpieza de tus cosas y separa lo que necesitas y lo que no, lo que usas y lo que ya no. Luego tu decides si quieres regalarlo, donarlo o venderlo para recuperar un poco del dinero invertido. Dentro de esta R igual aplica ser tú el consumidor y comprar cosas usadas si necesitas algo. 

Planta árboles desde tu computadora

“Los árboles son sinónimo de un medioambiente feliz, personas sanas y una economía estable”

Desde pequeños nos han enseñado la importancia que tienen las plantas y los árboles para purificar el aire que respiramos transformando el bióxido de carbono en oxígeno y permitiéndonos vivir. Al respirar, los seres humanos volvemos a transformar el oxígeno en carbono, lo que significa que hacemos trabajo en equipo con la naturaleza. Sin embargo, se necesitan 22 árboles para compensar el oxígeno que necesita cada ser humano diariamente.

¿Me creerías si te digo que puedes sembrar tus árboles diarios usando internet?

Ecosia:

Es un buscador online gratuito que dona el 80% de sus ganancias a proyectos de reforestación alrededor del mundo. Actualmente están sembrando árboles en países como: Perú, Nicaragua, Madagascar, Indonesia, entre otros; contribuyendo con:

El objetivo principal de esta organización no es solamente contribuir al cuidado del planeta, sino que al hacer esto igual se generen empleos que fortalezcan la economía de estas zonas afectadas; ellos afirman que:

“Cuando plantas árboles, puedes luchar contra el cambio climático, reiniciar los ciclos de agua, convertir los desiertos en bosques fértiles y aportar alimentos, trabajo, educación y asistencia médica y política así como estabilidad económica.”

El equipo de Ecosia, se encarga de informarle a las personas sobre los proyectos que se están haciendo y los resultados que se han logrado en tiempo real, por eso que además de subir videos y fotografías en sus redes sociales, la organización instaló un contador con el que aproximadamente cada 42 búsquedas, equivale a 10 céntimos que es el precio necesario para plantar un árbol en el mundo; y tú puedes ver cuantos árboles han plantado. (No es por presumir, pero llevo 241).

Puedes programar muy fácil y rápido el buscador de Ecosia para que sea el predeterminado en tu computadora y además puedes descargar las aplicaciones para contribuir con el planeta desde tu celular u otros aparatos electrónicos.

Otra cosa que me encanta es que cada mes suben un informe financiero para que las personas vean exactamente como se ha distribuido el dinero de la organización.

Como este motor de búsqueda dona las ganancias de la publicidad, mientras más personas lo usen, más ganancias, más árboles y más vida!!

¿Desechables ecológicos?

Hace algunos meses, cuando recién comenzaba a modificar mis hábitos para convertirme en zero waste, mi madre me mandó a MI a comprar desechables para la fiesta de cumpleaños de mi hermana. Por más que intenté convencerla de que no eran necesarios y que yo lavaría todos los platos y vasos que usaran los invitados, mi madre decía que no eran suficientes los que habían en la casa y que fuera a comprarlos YA.

Decidí que bajo el lema “De los males, el menor” no compraría cualquier marca ni material, por lo que recorrí casi todos los supermercados en mi ciudad en busca de la opción más bioamigable. 

Después de ir a muchos supermercados donde solamente había plástico y poliestireno -o nieve seca, como dirían en Yucatán-, decidí investigar en internet dónde vendían desechables de cartón y terminé en Wallmart, donde encontré una marca que vendía pequeños vasos y platos de colores hechos de papel y que tranquilizaron por esa noche mi consciencia ambientalista; sin embargo, algunos amigos me escribieron por instagram para recomendarme una marca mexicana que realmente parece ser la solución a ese tipo de apuros:

Ecoshell.  

Por más contradictorio que suene, Ecoshell es una marca de productos desechables ecológicos, puesto que están compuestos por materia vegetal y se descomponen entre 90 y 240 días, mientras que los convencionales (ese típico vaso rojo que usas en las fiestas) tardan más de 500 AÑOS!! O sea, nos vamos a morir y le dejaremos al planeta tierra de tarea más de 450 años más de contaminación, por cada cosa de plástico que hayamos usado en vida… 

Fotografía tomada de Ecoshell.com.mx

Tienen una amplia gama de empaques, bolsas y desechables hechos a base de plantas que, además de biodegradarse rápidamente, no dejan residuos tóxicos en el medio ambiente gracias que los micro-organismos se alimentan de los productos logrando reintegrarlos a la naturaleza. Y puedes encontrarlas en varias tiendas alrededor del país.

 

Por último, me gustaría recordarles que:

Cualquier cosa que sea “desechable” no contribuye con el cuidado del medio ambiente, porque no favorece a una economía circular y genera muchos desperdicios; no solo hablo de la basura que queda, sino desperdicios de agua, energía, dinero, etc. que comparado con el tiempo que lo vas a utilizar, no vale la pena.

Ecoshell es de las mejores alternativas para situaciones extremas, sin embargo NUNCA es realmente necesario, solo lo hacemos por comodidad y SIEMPRE es mejor elegir una alternativa 100% Sin Desperdicios. 

 

Sin Desperdicios nos conviene a TODOS

Por: YoSoyNash

Todos queremos cuidar al planeta… al menos esa es la intención, pero, realmente te has preguntado, ¿que haces día a día para que eso suceda? Yo hice este ejercicio hace poquito y la respuesta fue básicamente: NADA. Me encanta decir que sí… que soy pro animal, pro natural, pro gluten freee, pesticida free, bpa free, glutamato mono sódico free y todos los free que se les venga a la mente pero concretamente, no estaba haciendo nada.

Este movimiento sin desperdicios abrió gran conciencia en mi. Si bien no he cambiado mis hábitos al cien por ciento, me he dado cuenta de que cada vez genero menos basura y con eso no solamente voy dejando menos huella contaminante si no que además, voy mejorando mi salud. Pero, ¿qué tendría que ver una cosa con la otra? Absolutamente TODO. 

Al pensar en utilizar menos plástico y envases, automáticamente he empezado a cocinar y fabricar más productos y eso ha hecho que:

a) Consuma alimentos mucho más naturales 

b) Tenga control de los ingredientes 

c) Ingiera mucho menos colorantes y conservadores 

d) Ahorre mucho dinero 

Y es que, piénsenlo así: si empiezas a preparar tus propias galletas, snakcs y demás alimentos, para poder reutilizar tus envases y tuppers, estás en automático, comiendo mucho más sano, y esto significa: menos azucares, colorantes, conservadores, grasas, harinas y un sin fin de ingredientes en la lista, lo cual mejora tu piel, tu salud y seguro hasta tu peso. 

Fabricando tu propio jabón para bañarte o el jabón para lavar los trastes o desodorante o tu pasta de dientes, tienes la ventaja de ir poco a poco desintoxicando tu cuerpo, mientras te consientes de manera natural y desperdiciando menos envases… mucho menos! Con esto, no solamente te sientes bien por estar favoreciendo al medio ambiente si no además, te sientes bien contigo mismo.

Además, en la búsqueda de más opciones naturales, regresas a lo básico: mercados y productores independientes que han decidido enfocarse en las industrias mas pequeñas pero naturales y con eso, apoyas al producto tanto mexicano como local. 

Del dinero, ni que decir… créeme, haz la prueba un mes y tu bolsillo sin duda alguna lo agradecerá. 

Como ves, aunque generar menos desperdicios puede sonarte algo “loco” o “difícil” al principio, cuando te das cuenta de todas las ventajas que tiene y empiezas a comprobar los cambios, no hay quien te pare.

Por ti, por mi, por el planeta y por todos aquellos que aún no han nacido pero seguro te lo agradecerán… generemos un mundo sin desperdicios.

Adopta un plátano

Había una vez…

En una frutería, una pequeña familia de hermanos plátanos. Los cinco, quienes se sentían jóvenes y llenos de vida, disfrutaban de ver a las personas que se acercaban a comprar y se sentían emocionados por ser elegidos. Varios clientes después, se acercó un joven apuesto y fuerte, que a juzgar por su ropa de gym sería el candidato perfecto para llevarse a la feliz familia. El joven sacó una hoja de papel en la que tenía  la estricta dieta de la semana dictada por su nutriólogo.

– 5 manzanas verdes, 2 aguacates y finalmente… 4 plátanos. Leyó Mauricio en voz baja. 

Los hermanos pasaron de estar emocionados por ser elegidos, a sentirse decepcionados porque no eran la cantidad que el chico necesitaba. Entonces, la mano del muchacho agarró el primer ramo de 4 plátanos que vio. Los revisó muy bien, pero como estaban “muy negritos” los dejó, entonces vio a los cinco hermanos, quienes tenían un aspecto más joven y casi verdoso. Sin pensarlo dos veces, el chico arrancó uno de los plátanos para separarlo de sus hermanos y lo lanzó a la esquina mientras ponía los otros cuatro en su canasta y se iba a la caja. 

El plátano, en estado de shock, miró a su alrededor y vio que se encontraba entre un grupo de bananos abandonados, unos más viejos que otros, pero tristes y tratando de animarse unos a otros…

40% de la comida en América es desperdiciada 

Por cada plátano, existe tiempo de crecimiento, agricultores, agua, personas encargadas de transportarlo, gasolina y mil posibilidades de aprovechar sus propiedades en ricas recetas; pero existe 40% de probabilidades de que todo esto sea desperdiciado porque “se ven feos”.

La próxima vez que vayas a comprar frutas y verduras, no desperdicies  la oportunidad de adoptar a las abandonadas o discriminadas, ya que podrían terminar en el basurero además, la mayoría de las veces, las frutas más maduras están en descuento. Y recuerda:

¡Lo que importa, es el interior!