Sin Desperdicios nos conviene a TODOS

Por: YoSoyNash

Todos queremos cuidar al planeta… al menos esa es la intención, pero, realmente te has preguntado, ¿que haces día a día para que eso suceda? Yo hice este ejercicio hace poquito y la respuesta fue básicamente: NADA. Me encanta decir que sí… que soy pro animal, pro natural, pro gluten freee, pesticida free, bpa free, glutamato mono sódico free y todos los free que se les venga a la mente pero concretamente, no estaba haciendo nada.

Este movimiento sin desperdicios abrió gran conciencia en mi. Si bien no he cambiado mis hábitos al cien por ciento, me he dado cuenta de que cada vez genero menos basura y con eso no solamente voy dejando menos huella contaminante si no que además, voy mejorando mi salud. Pero, ¿qué tendría que ver una cosa con la otra? Absolutamente TODO. 

Al pensar en utilizar menos plástico y envases, automáticamente he empezado a cocinar y fabricar más productos y eso ha hecho que:

a) Consuma alimentos mucho más naturales 

b) Tenga control de los ingredientes 

c) Ingiera mucho menos colorantes y conservadores 

d) Ahorre mucho dinero 

Y es que, piénsenlo así: si empiezas a preparar tus propias galletas, snakcs y demás alimentos, para poder reutilizar tus envases y tuppers, estás en automático, comiendo mucho más sano, y esto significa: menos azucares, colorantes, conservadores, grasas, harinas y un sin fin de ingredientes en la lista, lo cual mejora tu piel, tu salud y seguro hasta tu peso. 

Fabricando tu propio jabón para bañarte o el jabón para lavar los trastes o desodorante o tu pasta de dientes, tienes la ventaja de ir poco a poco desintoxicando tu cuerpo, mientras te consientes de manera natural y desperdiciando menos envases… mucho menos! Con esto, no solamente te sientes bien por estar favoreciendo al medio ambiente si no además, te sientes bien contigo mismo.

Además, en la búsqueda de más opciones naturales, regresas a lo básico: mercados y productores independientes que han decidido enfocarse en las industrias mas pequeñas pero naturales y con eso, apoyas al producto tanto mexicano como local. 

Del dinero, ni que decir… créeme, haz la prueba un mes y tu bolsillo sin duda alguna lo agradecerá. 

Como ves, aunque generar menos desperdicios puede sonarte algo “loco” o “difícil” al principio, cuando te das cuenta de todas las ventajas que tiene y empiezas a comprobar los cambios, no hay quien te pare.

Por ti, por mi, por el planeta y por todos aquellos que aún no han nacido pero seguro te lo agradecerán… generemos un mundo sin desperdicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *